© Todos los derechos reservados.

7 de febrero de 2012

Salir


Un hombre torpe y tímido se enamoró de una compañera de trabajo. Desorientado, sin saber cómo actuar, pidió consejo a un amigo.
El amigo le dijo: “Es muy simple. La llamás a tu despacho y, cuando estén solos, la mirás a los ojos y la invitás a salir. Eso sí: con mucho tacto, con educación y respeto.
El hombre, torpe y tímido, no quiso escuchar más. Entusiasmado con el plan, decidió ponerlo en práctica de inmediato. Se las ingenió para que sus colegas de escritorio abandonaran la habitación, cerró la puerta, tomó el teléfono, marcó un número interno y dijo:
Daniela, soy Félix, de Administración. ¿Podrías venir un momento a mi oficina?
Al cabo de unos pocos minutos, Daniela abrió la puerta y, pidiendo permiso, entró. Cerró despacio y se quedó expectante. Félix la miró a los ojos e invitó, educado y respetuoso:
Daniela, ¿serías tan amable de salir de mi despacho?
La mujer, perpleja, abandonó el cubil como una oportunidad que se va para no volver. 

2 comentarios:

Mario dijo...

http://kbwww.threadbombing.com/data/media/4/RimshotBadumtsh.jpg

Julio Cerletti dijo...

El comentario de Mario es mejor que el post. Incluso que muchos posts juntos =P